CARTA ABIERTA

Estimados amigos y estimadas amigas habitantes de Ollagüe, yo, ustedes y todos los habitantes del mundo, estanos sufriendo la pena y el dolor, que no está provocando esta pandemia del Covid- 19, constituyen días de incertidumbre, y nostalgias. Atrás han quedado los abrazos, dar un beso en la mejilla a un ser querido o visitar a los parientes lejanos

La bóveda que cubre nuestro pueblo, nos protege con un manto descolorido y débil, nuestro hermoso cielo,  nuestros  volcanes y nuestras calles, no tienen la belleza de siempre, porque nuestra alma y nuestro corazón están muy tristes.

Las  calles, donde nuestros niños y niñas,  irradian su inocente alegría ya no escuchamos sus gritos de emoción infantil, porque están solitarias.

Cada amanecer, cuando los primeros rayos del sol, iluminan la inmensidad y belleza de nuestra cordillera y salares, la presencia y fuerza del viento  nos recuerda que habitamos en el desierto, símbolos propios de nuestro pueblo.

Al atardecer  cuando ya ha culminado una nueva jornada, llega el momento del descanso, la luna nos cubre con su suave luz y  refleja  la  tristeza en nuestros rostros.

Culminada la noche, nuevamente llega la aurora que con la luz del sol nos trae la esperanza   de días mejores y ese es el deseo de todos.

Los invito a cuidarse,  todos estamos en esta lucha para protegerlos a todos ustedes, la municipalidad, el Cuerpo de Concejalas y Concejales y todas las autoridades estamos  pendiente de ustedes.

Dios,  la Santísima Virgen de Coska, la Virgen de Urkupiña, Virgen del Carmen y Nuestro  Patrono San Antonio de Padua nos cubran y nos protejan.

Cuídense mucho y un gran abrazo para todos.

Atentamente

Edson Muraña Quispe

Concejal  Ilustre Municipalidad de Ollagüe

 

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *